Consejos médicos para el paciente:

Consulta inmediatamente a tu médico de cabecera si observas algunos de estos síntomas:

  • La tos mientras el paciente come o bebe.
  • La caída de alimentos de la boca, el babeo.
  • Cambio de voz posteriormente a beber.
  • Atragantarse con determinados alimentos.
  • Carraspear frecuentemente.
  • La sensación de residuo en la boca o faringe y tener que tragar varias veces
  • La sensación de obstrucción cervical
  • Fiebre de 38º de repetición sin causa

Medidas para favorecer una deglución segura:

  • Estar bien despierto y orientado en el momento de las comidas.
  • Comer en trozos pequeños y preferentemente blandos y lubricados.
  • Comer poco a poco y sin distracciones (evitar la televisión, conversaciones, etc.)
  • Beber a pequeños tragos y evitar beber con pajita.
  • La persona ha de estar bien sentada con la espalda a 90º durante al menos 30 minutos.
  • Limpiarse los dientes de forma exhaustiva al terminar cada comida.

Alimentación

Consejos básicos

A. Modificar la consistencia de los alimentos y bebidas.

Con la modificación de la consistencia de los alimentos y de las bebidas, podemos reducir mucho el riesgo de ahogamiento e infecciones de las vías respiratorias al evitar que los alimentos vayan al pulmón en vez del estómago.

Cuando hay dificultad para tragar alimentos sólidos:

Triturar los alimentos en el mismo momento de ingerirlos. Así conservaran mucho más su gusto y propiedades.

  • Triturar y pasar por un colador los alimentos preparados para que tengan una textura uniforme, evitando la presencia de grumos, huesos, espinas o filamentos.
  • Evitad las frutas y verduras con semilla que no se pueden separar (kiwi, fresas, etc.) y los alimentos que se desmenuzan en la boca (madalenas).
  • No añadáis más líquido del necesario en el triturado, podría reducir su valor nutritivo.
  • No servir sopa de fideos o de arroz sin triturar: los fideos y el arroz se pueden dispersar en la boca y provoca que se ahogue.
  • Se pueden añadir salsas o leche que darán más suavidad y gusto.

Cuando hay dificultades para tragar líquidos:

  • Se pueden espesar los líquidos con espesantes que se encuentran en las farmacias.
  • Evitad que los líquidos con residuo sólido como los zumos de naranja, ya que se pueden quedar pegados en la garganta. Para evitarlo colar bien el zumo.

B. Conseguir una dieta equilibrada

  • Comer alimentos que contengan proteínas, tanto de origen animal como vegetal, por ejemplo carne, pescado, huevos, leche y legumbres.
  • También que sean ricos en fibra, favorece la actividad intestinal y evita el restreñimiento. Son ricos en fibra las verduras, frutas y los cereales integrales.
  • Las hortalizas, futas y verduras frescas aportaran vitaminas y minerales.
  • En el proceso de trituración de la comida, debemos evitar una aportación excesiva de agua o líquidos que reduzcan demasiado su valor nutritivo.
  • Como normalmente los pacientes en disfagia no tienen hambre, debes escoger platos que con poca cantidad aporten muchos nutrientes.
  • Para evitarla deshidratación se debe procurar tomar de 1 a 1,5 litros de líquido diarios. Sea agua, zumos, infusiones, etc.

C. Presentar la comida atractiva a la vista, olfato y gusto

  • La dificultad de tragar provoca un cierto rechazo a la comida que acaba con una baja apetencia del enfermo.
  • Por eso es muy importante que los platos que se preparan entren por los ojos y el olfato.
  • Les podemos dar formas a los triturados con moldes o con mangas pasteleras.
  • Por la misma razón es importante variar el menú a menudo.

Consejos para los cuidadores de enfermos dependientes.

1. Administrar los alimentos y líquidos en pequeñas cantidades.

Se debe evitar que el bolo alimentario se haga más grande en la boca. No volver a llenar la boca, hasta que veamos que consigue tragar todo. Se pueden utilizar cucharas de postre en lugar de cucharas de sopa.

2. Posición correcta del enfermo.

En la medida de lo posible tenemos que conseguir una posición alzada, evitando que se venza hacia los lados o atrás. Un truco que evita que se incline la cabeza hacia el lado es poner uno de los cojines de viaje en forma de “U”.

3. Al poner la comida en la boca.

Debemos ponernos de frente, de manera que cuando introduzcamos la cuchara en enfermo no tuerza la cabeza, en una posición también cómoda para el cuidador.

Se debe poner la cuchara en medio de la lengua ejerciendo una ligera presión hacia abajo. Un truco para mejorar el reflejo de deglución es tocar el labio inferior con la punta de la cuchara bien fría. No intenten hacer varias coas al mismo tiempo.

4. Evitar distracciones

El enfermo debe estar completamente concentrado en la comida. Se deben evitar distracciones que desvíen su atención.